Beneficios de las pirámides terapéuticas para la salud

Se ralentizan todos los procesos de envejecimiento, por el potente efecto antioxidante no químico, de modo que es un efectivo antiaging (tratamiento antiedad) sin efectos secundarios ni meramente “aparentes” como la cirujía. El efecto antiedad se produce en todos los órganos, hasta en la última célula del cuerpo. Incluso se han reportado casos de recuperación de la regla en mujeres con más de tres años de menopausia, tras algunos meses de pernoctar en pirámide.

Nada se pudre en el interior de la pirámide, por lo tanto no es posible que prosperen las bacterias infecciosas. Usted conseguirá mantenerse a salvo de lo ataques bacterianos que causan la mayoría de las enfermedades conocidas.

Por lo mismo anterior, ante una guerra biológica se minimizaría o anularía el riesgo, ya que los virus dependen también del lisado de bacterias y la putrefacción para poder reproducirse. Por eso quienes dormimos o vivimos en pirámides correctamente construidas no podemos sufrir estados gripales ni cualquiera de las enfermedades tan habituales en la población.

La acumulación de energía orgónica (grandes cantidades de neutrinos) produce completitud cuántica en los átomos que constituyen nuestro cuerpo. El efecto orgánico se manifiesta como mayor vitalidad, menor vulnerabilidad ante un amplio espectro de radiaciones, corrección natural de los líquidos y sólidos orgánicos.

Consecuente de lo anterior, se optimiza la funcionalidad orgánica de todos los seres vivos, se impide la degeneración molecular que produce las llamadas “enfermedades degenerativas”, así como las reumáticas y en casos agudos como heridas o quemaduras, se acelera notablemente la recuperación celular, se impide toda clase de infecciones, se sueldan rápidamente los huesos trizados o quebrados, lo que en la mayoría de los casos evita incluso que queden cicatrices.

Se inhiben los procesos infecciosos que producen en su forma patológica el acné, la hidradenitis supurativa, la hiperhidrosis, los eccemas de cualquier etiología biológica (se minimiza el impacto y acelera la curación en eccemas de etiología química), etc. La septicemia no puede producirse en un usuario que vive o duerme habitualmente en la pirámide, pero en personas que no tienen su cuerpo “piramidalizado” puede combatirse con éxito una septicemia aguda en pocos días de terapia, usando el modo antipirámide.

Debido a la tonificación muscular y nerviosa resultante de todo lo anterior, desaparecen la mayor parte de los trastornos del sueño. La pirámide no reemplaza el masaje, necesario en casos de contractura, pero el resultado de una sesión de masaje será varias veces más efectivo cuando el sujeto duerme en una pirámide o cuando se le trata con antipirámide previamente. Por eso también las usan muchos terapeutas. Su efecto es muy evidente en dolencias como la fibromialgia, que desaparece en semanas o meses, o la esclerosis múltiple, que demora más porque generalmente la fibromialgia es sólo la antesala de la esclerosis

PIEL: Al estar las moléculas del nuestro cuerpo piramidizadas, o tras el dormir unas cuantas semanas en una piramicama en caso de ser joven o tendencia a tener ACNÉ, GRANOS, PIEL GRASA, PUNTOS NEGROS, poco a poco remite, y se tiene una piel más limpia, firme, tersa y sana.